Archivos en la Categoría: Opinión

¿Cómo vamos?…

A falta de estrategias, profesionalismo y una sobrades de improvisaciones, el país sigue con problemas públicos que aquejan a todos. El combate a la pobreza mismo que se ha destinado más de medio billón de pesos con 25 programas de planeación nacional y presupuesto público destinado en el paquete económico de 2020, ha sido ejemplo de una toma de decisión rápida, con falta de prospectiva y estrategia en vías de desarrollo, se han volcado más en una decisión política, misma que busca mantener un electorado fuerte, bien identificado, mismo que se sienta apoyado con el derroche económico, aun sin importar y faltando el crecimiento en términos económicos.
La incertidumbre y las calificadoras de gran importancia Internacional como lo son Ficth Ratings, y Standard and Poor’s, han reducido la confianza y aumentado el grado de incertidumbre para la inversión privada y pública en nuestro país.
El abastecimiento por parte del gobierno hacia la sociedad es un modelo que no funciono y hubo crisis económicas ya en el pasado y la vida pública de nuestro país, es decir, aquel estado paternalista ya no tiene cavidad en un modelo económico como en el que hoy nos encontramos, el avance tecnológico y la era económica actual ha dado un paso enorme como para querer retroceder y reactivar una economía que hoy queda obsoleta.
El optimismo nacional está por encima de estudios y pruebas que indican e incluso hablan de un estancamiento económico, pero pareciera que lo más importante es llegar a 2021 con esa fuerza electoral y mantener el poderío que alguna vez pareció imposible llegar, pero ya estando ahí y como todo fuerza política, se trata de mantener y mover a como mejor parezca por el tiempo que mejor sea posible.
Estamos a unos meses de entrar a una década decisoria y nueva en la vida social, cultural y sobre todo publica para nuestro país, las condiciones pareciera están cambiando, no sé si empeoran, siguen igual o nos hacen creer que por fin esta si es la buena, en donde todos entramos, todos somos tomados en cuenta. Pero en fin, no dejemos que el optimismo nos invada, utilicemos la racionalidad para no dejarnos llevar por lo mediático.
ROBERTO RUÍZ

“DE PAISA A PAISA”

Los cambios en la estructura política han sido vistos y mal vistos. La llegada de la denominada 4T se escucha en el discurso del Poder Ejecutivo. La sociedad recibe el mensaje a diario y de eso no hay duda, sin embargo, pareciera aun no lo vive.
El patriotismo y el mes patrio hoy día nos arropan. El mexicano que llevamos dentro derrama un nacionalismo tan característico y peculiar pero tan olvidable en cuanto pase el día más simbólico en términos nacionales. ¿Celebrar la Independencia? ¿Celebrar el clímax de violencia?, ¿Y la pobreza?, el aun analfabetismo…, ¿y la falta de estándares de calidad educativa?, ¿el acceso a la salud pública como derecho de un mexicano?, ¿la vivienda digna?…
No nos engañemos, si la Independencia era un acto en la mejora de condiciones de vida de las generaciones futuras, responsabilidad de los héroes libertadores del México de 1810, hoy volverían a caer y no por manos de fusiles extranjeros, sino por un mismo mexicano.
La delincuencia organizada y los carteles de narcotráfico hoy día ampliaron sus actividades de acuerdo a datos del sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). La ingobernabilidad de autoridades públicas ha dado paso a tomar acciones por parte de la sociedad civil. Policías comunitarias y autodefensas son ejemplo de aquellos grupos informales que han sido obligados por las necesidades y la inseguridad que alberga en las comunidades. El discurso, “fuchila”, “guacala”, es tan insensible ante las bajas humanitarias que a diario suceden en cualquier parte del país.
Sin embargo, no todo está en manos de las autoridades públicas, el resquebrajamiento social está a flor de piel, la falta de consciencia comunitaria y la responsabilidad social con la que cada individuo contamos pareciera se está olvidando.
Desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, encarcelamientos políticos, fosas clandestinas, el alza en los feminicidios, el tráfico de droga y el tráfico de personas son algunas de las muchas violaciones a los Derechos Humanos.
El racismo entre mismos mexicanos, el colorido y la tez de piel auge de la discriminación, ejemplo claro de nuestra ignorancia, y no hablemos de clasismo, porque nunca acabaríamos de hundirnos ni revolcarnos entre nosotros mismos, esa raza cósmica y la filosofía de José Vasconcelos se queda más que en filosofía, en una utopía, un problema nacional y latinoamericano.
La falta de sensibilización y evolución de consciencia, se vive a diario, la basta indiferencia o la búsqueda por una identidad urbana parece desesperada, los orígenes rurales por no decir étnicos, hoy son pisados por ser parte de aquella post-modernidad que tanto empuja y se vive en los medios de comunicación masivos.
Las redes sociales son el punto de controversia, en donde todos opinamos y todos sabemos, o al menos eso es lo que creemos. El juicio de valor y la subjetividad ronda entre nosotros, lo que opinamos, lo que vemos, lo que escuchamos y lo que después interpretamos, de acuerdo a lo más conveniente en términos personales.
Se trata de avanzar como país, no de estancarnos ni mucho menos hundirnos, de desnaturalizar los males que hemos naturalizado, de visibilizar lo invisible, de buscar salidas sanas y en condiciones aptas para el país que heredemos a nuestros hijos, de trabajar hoy y que se refleje en el mañana, de educar adecuadamente ya que será el pilar de nuestra sociedad futura.
Aun así, no todo está acabado, si echamos una mirada a nuestra historia mexicana, no ha sido fácil durante los últimos 500 años, sin embargo, hoy estamos en tierras de guerreros y de increíbles personajes que jamás dejaron de creer en sus ideales ni el de cuidar y mantener esa idiosincrasia mexicana, la de no rendirnos hasta el final, y lograr la mejora para todas y todos, sin importar las circunstancias, solo por ello, reavivo mi sentimiento y el orgullo del país tan rico culturalmente con el que contamos. Por eso una vez más…. ¡VIVA MÉXICO Y HAGAMOS QUE SIGA VIVIENDO!

ROBERTO RUÍZ

Un Tlaxcala moderno, es posible si nos organizamos: Saga

La riqueza de Tlaxcala está en su gente y su historia. Nuestra ubicación geográfica nos hace altamente competitivos y el campo podría activar nuestra economía a una mayor escala.

Sin embargo, la realidad que vivimos es radicalmente diferente.

Yo creo que los ciudadanos merecemos gobiernos eficaces y también responsables. Los ciudadanos merecemos vivir con seguridad, empleos bien remunerados, desarrollo económico, igualdad de género y justicia.

Hoy los tlaxcaltecas enfrentamos muchos desafios y para salir victoriosos necesitamos opciones reales de trabajo.

Es indispensable que Tlaxcala se abra a la inversión empresarial, manufacturera y agrícola.

Solamente así se generaría el desarrollo económico que necesitamos y que se sentiría en el bolsillo de las familias tlaxcaltecas. Este desarrollo ayudaría a disminuir la delincuencia y recuperar la paz que hoy extrañamos.

Los ciudadanos exigimos soluciones.

Quienes amamos a Tlaxcala no necesitamos de banderas o colores para construir el progreso de las familias, porque al final del día, no podemos permitir que los “colores” secuestren a los ciudadanos.

Yo creo en la urgente necesidad de impulsar un gobierno que le apueste a los emprendedores, a las empresas, a las nuevas tecnologías, a la investigación, al campo y a la generación de políticas públicas orientadas a estimular el empleo.

Yo le tengo confianza en nuestros sectores prioritarios, uno de ellos, el turismo, Tlaxcala es rico en cultura e historia, pero para atraer más turismo es necesario que se saneen los ríos.

Yo como muchos tlaxcaltecas también le tengo fe al campo y a su gente porque la producción de alimentos es el futuro de nuestra economía. Necesitamos que el gobierno diseñe y otorgue programas y herramientas viables para que nuestros campesinos trabajen en la engorda de ganado ovino y bovino.

Necesitamos mujeres y hombres que sean héroes ciudadanos y no grillos de alcurnia en sus partidos políticos.

Desde muy joven he trabajado, si, fui tortillero de los 11 a los 17 años, a los 22 funde mi empresa con apenas un bocho y 1 ayudante, a los 24 pude pagarles a mis primeros 4 ayudantes, a mis 28 tuve la oportunidad de salir a trabajar fuera de mi estado por qué acá no había trabajo, agradezco infinita mente el empujón que me dio mi familia y un compadre, en esas fechas ya coordinaba 400 personas en nómina, aprendí y estoy seguro que todos podemos y debemos ayudar a nuestro Estado generando empleos.

Se que muchos de ustedes tienen las ideas y ganas para emprender y poder generar empleos, solo les hacen falta los incentivos, préstamos, herramientas para lograrlo. Un gobierno con visión empresarial, un gobierno que le apueste a los ciudadanos, eso es lo que Tlaxcala necesita

Me llena de tristeza y coraje ver la violencia y los robos que estan secuestrando la paz de Tlaxcala. Yo creo en un Tlaxcala próspero y moderno, es tarea de las y los emprendedores que amamos nuestros pueblos!

Ser Tlaxcalteca es motivo de orgullo.

Qué haces tú por tu país: Juan Carlos Saga

Hace tiempo leía una frase “no te preguntes qué hace tu país por ti, pregúntate qué haces tú por tu país”. Vivimos tiempos en donde es necesario opinar, proponer, discutir y trabajar. Cómo ciudadano creo no es necesario tener un cargo para dialogar con la gente y menos convocarlos llevándoles una despensa o dádivas a cambio de 6 años de miseria, no se necesita ser Senador, Diputado, Delegado o Presidente para estar en contacto con los Tlaxcaltecas. Quienes amamos a Tlaxcala nos reunimos y discutimos los problemas que vivimos para encontrar alguna solución. Tenemos que dejar atrás los tiempos de la mala práctica política. Los Tlaxcaltecas no somos multitudes aborregadas. Tampoco podemos dejar que los programas o acciones de gobierno sean usados para respaldar la carrera de algún político o para condicionar las elecciones. Ser ciudadanos es participar, debatir, construir, exigir y proponer.

Hagamos un gran equipo desde la ciudadanía, y si llevan algo que regalarte recíbelo estás en tu derecho, los programas son para todas y todos lo Tlaxcaltecas pero sin que te condicionen a enlistarte para que al rato te cobren la factura con tu voto, Andres Manuel fue el impulsor de no dejarse en caer en la compra de votos y aplaudo esas acciones, espero que los funcionarios federales y estatales no regresen a las viejas prácticas que nada bueno han dejadode comprar votos con los apoyos que entregan. #JcSaga

#HagamosunTlaxcalaconEmpleosbienPagados

Por cierto hoy estamos viviendo un día triste al menos hoy van 5 ejecutados en Tlaxcala quees un estado seguro y miren lo qué pasa al descuidar lo importante, la seguridad de nuestra gente, trabajen señoras y señores autoridades de los gobiernos, paren esta masacre, está en sus manos para eso se fletan!

¡Siempre sí Santa Lucía!

Te presentamos la opinión de nuestro colaborador: Roberto Ruiz

Después de la consulta, el resultado ha sido la preferencia por acondicionar la base de Santa Lucía, siendo así, una consulta histórica para la sociedad mexicana, se la ha tomado en cuenta para decidir una política pública, la cual en su defecto ya se cuenta en procedimiento. La consulta ha sido un instrumento de acercamiento a la comunicación gobernantes y gobernados en la toma de decisiones, el cual ha sido ilegitimo para algunos por no ser ni utilizar un procedimiento profesional, e incluso se le ha calificado como no constitucional, una consulta pareciera mediática. El resultado; Santa Lucía, la decisión de la sociedad ha sido respetada y el presidente electo Andrés Manuel lo ha hecho público y oficial mediante rueda de prensa. Encuentro dos perspectivas con un grado de dualidad considerable;
1. Si la consulta popular es una herramienta que contribuye a la mejora de la calidad de nuestra democracia, ha sido un avance histórico para la sociedad mexicana, por lo cual, entraría en un proceso de profesionalismo y certeza para legitimar las consultas que el candidato electo ha dicho que nos acostumbremos a ser cuestionados sobre las decisiones públicas.

2. La capacidad de intervenir en la toma de decisiones técnicas, con impacto económico, social y político, es ajeno a la realidad social mexicana. El desconocimiento de impacto económico que ha generado la cancelación del NAIM, es la causa del desconocimiento y la subjetividad empleada en la votación de la consulta popular.
La decisión tomada ha sido demasiado polémica por el número de participación de votantes de tan solo el 1% del padrón electoral, de ese universo, el 70% con un total de 747 mil votos por la Base militar de Santa Lucia, y el 30% con 310 mil 722 votos, restante por el Proyecto Texcoco. La oposición al gobierno entrante y la iniciativa privada han hecho público su descontento a la cancelación del NAIM. Una decisión que sin duda alguna simboliza la forma de gobernar del próximo gobierno.

Esta columna está dedicada al abuelo de Roberto Ruiz Q.E.P.D